Tres técnicas culinarias con AOVE: aliñar, saltear y freír

Tres técnicas culinarias con AOVE: aliñar, saltear y freír

Los que nos seguís desde hace tiempo en nuestras redes sociales recordaréis que no hace mucho, nuestra cocinera de cabecera Paloma Lloreda, nos ayudaba a difundir la cultura del aceite de oliva virgen extra enseñando a nuestros clientes extranjeros tres técnicas culinarias con AOVE: aliñar, saltear y freír.

Para recordarlas y que todos las tengáis a mano, las recopilamos en este artículo. Son técnicas muy sencillas, pero te avisamos de que seguro que aprendes algunas cosas que no sabías. ¡Sigue leyendo!

Aliñar con AOVE

A nadie se le escapa: la clave de una buena ensalada es el aliño.

Para acertar siempre, la propuesta de Paloma Lloreda es usar 3 partes de aceite (nuestro AOVE Oleum Arbequina le va que ni pintado) por 1 de vinagre y mezclar bien en un recipiente antes de añadir a la ensalada.

Solo de esta forma potenciamos el sabor natural de la lechuga y del tomate y conseguimos que las vitaminas de ambos se asimilen mejor en el organismo.

¿Quieres hacer de tu ensalada un super-plato? Muy sencillo: añade huevo duro y atún para que sea un plato completo con proteínas y Omega 3.

Saltear con aceite de oliva

En una de nuestras interminables charlas, nuestra nutricionista Christina Elver nos confirmó que el salteado es la mejor técnica culinaria para mantener las vitaminas de las verduras. Las vitaminas son hidrosolubles, por lo tanto, si las hervimos, se quedarán en el agua y nuestro organismo no podrá aprovecharlas.

Esto es algo que también sabe nuestra cocinera, que nos propone hacer un salteado con nuestro AOVE Oleum Picual, para ayudar a nuestro cuerpo a asimilar mejor las vitaminas de las verduras.

La receta, muy sencilla: Ponemos un buen chorreón de Picual en la sartén y, cuando esté caliente (siempre antes de que eche humo), vamos añadiendo por orden las verduras: la cebolla, la berenjena, el pimiento y, por último, el brócoli. Un poco de sal y pimienta y… ¡un plato delicioso y lleno de nutrientes.

Freír, siempre con aceite de oliva virgen extra

No son pocas las personas que a la hora de freír se decantan por un aceite de oliva o incluso por un aceite de girasol, frecuentemente por una cuestión de precios.

Sin embargo, hoy queremos contarte un par de secretos que te convencerán que el virgen extra es tu mejor opción para freír.

En primer lugar, para qué engañarnos, el sabor. Un clásico de las frituras patrias, los huevos fritos con patatas suben de nivel al hacerlos en AOVE.

En lo que respecta a los empanados y rebozados, el AOVE forma una capa más consistente y crujiente alrededor de los alimentos reteniendo así su jugo natural.

Y, por último y por ello no menos importante, el AOVE es la grasa que mejor aguanta las altas temperaturas sin sufrir alteración alguna.

¿Te hemos convencido?